SEA Chile -
SEA Chile -

Aclaración Editorial Diario El Mercurio
“Evaluación ambiental de proyectos”

Respecto a la editorial del Diario El Mercurio “Evaluación ambiental de proyectos”, publicada el día martes 8 de noviembre, a través de la cual se emiten una serie de opiniones referidas al funcionamiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, el Servicio de Evaluación Ambiental reitera lo que ya había aclarado sobre este particular en el sentido que la información entregada es errónea e inexacta.
1.    Respecto de la aseveración referida a que existiría una persistente caída en “(…), los proyectos de inversión aprobados por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental  (SEIA), de acuerdo con el Informe “Proyectos de Inversión” elaborado por el Observatorio de la Productividad de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC)”, se debe precisar lo siguiente:

•    La reducción en la cantidad de proyectos que han obtenido resoluciones de calificación ambiental favorables, no puede ser explicada por una supuesta falta de modernidad del SEIA chileno, ni por la elevación de los estándares ambientales con los que actualmente se evalúan los proyectos, ni mucho menos por la incorporación de procesos de consulta indígena.
•    La reducción en la cantidad de proyectos que han obtenido resoluciones de calificación ambiental favorables, se explica en buena parte por el simple hecho de que la tasa de ingreso de proyectos al SEIA se ha reducido considerablemente en el último tiempo, acorde a la realidad que enfrenta la situación económica del país.
•    Es del todo razonable el hecho de que mientras menor sea la cantidad de proyectos que ingresan al SEIA, menor será la cantidad de proyectos que obtienen resoluciones de calificación ambiental favorables. Así como también es razonable el hecho de que mientras más exigentes sean los estándares ambientales que incorpora el modelo de gestión ambiental y menor sea la incorporación de estos estándares en los diseños de proyectos,  mayor será la cantidad de resoluciones de calificación ambiental desfavorables. 

2.    En relación con lo señalado en cuanto a que “Se advierte un marcado incremento en la burocratización y, en algunos casos, exigencias desmedidas han originado que los proyectos demoren mucho tiempo en el trámite ambiental y que exista una creciente tasa de rechazo.", es necesario aclarar y precisar lo siguiente:

•    Uno de los tantos aportes que el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental ha hecho al país, es precisamente contribuir de manera importante a limitar y reducir la burocracia en la tramitación de las autorizaciones ambientales. Atribuirle al SEIA un “incremento en la burocratización”, es desconocer su historia y el rol que el instrumento ha desempeñado en la incorporación de la dimensión ambiental en el actual modelo de desarrollo del país. El SEIA es por esencia un instrumento de gestión pública que contribuye a la desburocratización.
•    Si un titular de proyecto estima que las medidas de mitigación, reparación y/o compensación, que la autoridad ambiental ha establecido para que un determinado proyecto se haga cargo de los impactos ambientales significativos que genera, corresponden a “exigencias desmedidas”, la institucionalidad ambiental chilena ha previsto una instancia de reclamación en sede administrativa (Dirección Ejecutiva del SEA para DIAs o Comité de Ministros para EIAs) y otra instancia de reclamación en sede judicial (Tribunales Ambientales). Estas dos instituciones se encuentran plenamente operativas en el país.
•    La tramitación ambiental de un proyecto considera tiempos que son de responsabilidad de la Administración y tiempos que son de responsabilidad de los titulares de proyectos. Los tiempos de la Administración se encuentran regulados en el Reglamento del SEIA, mientras que los tiempos de los titulares no tienen regulación específica. Bajo este esquema, los plazos promedio de la tramitación ambiental que son responsabilidad del SEA, según se puede observar para el periodo marzo 2014-octubre 2016, se cumplen tanto para las DIAs como para los EIAs (ver gráficas).

 

•    En estricto rigor, el promedio de días de evaluación, que son responsabilidad de la Administración, para el año 2014, 2015 y lo que va corrido del 2016, es de 75 días promedio para las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), de un plazo total de 90 días, y de 159 días promedio para los Estudio de Impacto Ambiental (EIA), de un plazo total de 180 días. Estos resultados son producto de la implementación de mecanismos e indicadores de gestión interna, los que se insertan en los compromisos de desempeño de la Institución.
•    Los tiempos que el titular debe invertir para atender las solicitudes de aclaraciones, rectificaciones y ampliaciones, no pueden ser atribuibles a la administración, sino que más bien están asociados a las debilidades o carencias de los estudios ambientales; a las debilidades o deficiencias que pueden presentar los sistemas de control y abatimiento ambiental que presenta la ingeniería de los proyectos y; eventualmente, a la ausencia de relacionamiento previo del titular del proyecto con las comunidades residentes del área de emplazamiento de los proyectos y con sus autoridades.        
•    Por consiguiente, es relevante puntualizar que la completitud, la calidad y oportunidad de la presentación que se haga ante el Servicio de Evaluación Ambiental de la información técnica y de relacionamiento con la comunidad, es un requisito indispensable, entendiendo que el resultado de una buena presentación redundará en una mayor comprensión de la información, en una menor cantidad de consultas (aclaraciones, rectificaciones y ampliaciones de información) y por ende en menores plazos para la obtención de la resolución de calificación.

3.    Respecto de lo señalado en relación con las tasas de aprobación de proyectos en el SEIA, donde se refieren a que “…en el tercer trimestre (julio a septiembre de 2016), se visaron 84 proyectos, lo que representa un 33,9% menos que en el mismo trimestre del año anterior.”, se debe señalar y aclarar lo siguiente:

•    Los proyectos que se califican favorablemente en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, están en directa relación con los proyectos que ingresan a este sistema. Es decir, si la cantidad de proyectos ingresados aumenta, la cantidad de proyectos aprobados aumentará en los períodos siguientes. Si por el contrario en un determinado momento hay menos proyectos en tramitación en el SEIA, los proyectos que se calificarán tenderán a ser menos.
•    La disminución en la tasa de proyectos que se califican favorablemente en el SEIA, en un trimestre respecto del trimestre anterior, no tiene ninguna relación con la mejor o peor gestión que pueda realizar el Servicio de Evaluación Ambiental, por cuanto el Servicio está obligado legalmente a cumplir con los plazos de la evaluación. Este hecho se explica de manera importante por la dinámica que experimenta el ingreso de proyectos al SEIA en el tiempo, en donde la evolución de la curva de ingreso irá explicando la mayor o menor cantidad de proyectos que se califican en los períodos posteriores. 
•    Por otro lado, es conveniente clarificar que los proyectos que se califican en un determinado momento, pueden ser proyectos que han estado suspendidos por largos periodos de tiempo por parte de los titulares. Si analizamos los proyectos en calificación al 9 de noviembre de este año, obtenemos que un 66% de los proyectos están en poder de los titulares, es decir, están resolviendo las observaciones realizadas en el proceso de evaluación.

4.    Respecto de la comparación que se realiza, entre el periodo julio a septiembre de 2016 y los años 2007-2015, para los aspectos relativos a la cantidad de proyectos aprobados y plazos de aprobación en el SEIA, es necesario precisar y aclarar lo siguiente:

•    No resulta metodológicamente correcto comparar la cantidad de proyectos que obtienen resoluciones de calificación ambiental favorables y tiempos de tramitación involucrados, en periodos con regulaciones distintas y con contextos de crecimiento económico disímiles. Se debe recordar que el SEIA en Chile, a la fecha, ha transitado al menos por tres fases; del 3 de abril de 1997 al 6 de diciembre de 2002 (D.S. N° 30/1997, MINSEGPRES); del 7 de diciembre de 2002 al 23 de diciembre de 2013 (D.S. N° 95/2001, MINSEGPRES), y desde el 24 de diciembre de 2013 a la fecha (D.S. N° 40/2012, MMA).
•    Si se pretende hacer un ejercicio que muestre la evolución en la cantidad de proyectos con calificación ambiental favorable y tiempos de tramitación, se deben considerar periodos con similares exigencias regulatorias y en contextos de desarrollo económico estables, además de considerar otros aspectos que son propios de la operación del SEIA en Chile.
•    Cabe recordar que el objetivo del SEIA es incorporar la dimensión ambiental en los proyectos de inversión, pero de ninguna manera se le puede atribuir al SEIA, ni mucho menos al SEA, la responsabilidad de la dinámica de las inversiones que se desarrollan en el país. Es necesario señalar que la cantidad de proyectos que ingresan al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) es un factor que no depende del SEA.